Cuando seamos Cyborgs ¿haremos el amor o haremos teatro?

Ricardo Duró 28 Febrero, 2008 3

“La realidad para Lacan,

como para cualquier buen filósofo –y Lacan era un filósofo–,

no es lo que está afuera sino lo que uno acepta como realidad”.

Slavoj Zizek (1)

Se acabó la edad de la inocencia. Ante lo que solo puede surgir la pregunta obvia ¿y esto es malo o bueno?
Pero vaya uno a saber dónde andan las tablas de piedra (o escritas en “antimateria”) de lo bueno y lo malo. Hoy, que es buena, preventiva y no se cuantas cosas más, la guerra. Hoy, que es más “seguro” hacer el amor “con” Internautas que con tu vecino, sea del sexo que sea, es difícil saber que es malo. Salvo que quien esté frente a esta pantalla mantenga una “férrea” determinación sobre sus “gustos y placeres”, con conocimiento “total” sobre “todos” los peligros que lo acechan. Digamos entonces “con excepción de los inactuales”. Pues quien no duda, evidentemente ha quedado en el pasado.
Y valgan dos noticias para reflexionar.

1. Chupar para chupar (*)
“Tienen entre 14 y 19 años, van a colegios secundarios (religiosos, laicos, mixtos o no) de Capital (Buenos Aires) y conurbano, y por practicarles sexo oral a sus compañeros de aula, conocidos o desconocidos de otras escuelas, cobran entre 2 y 10 pesos. El dinero lo usan para comprarse tragos de alcohol durante las salidas del fin de semana. Pero eso no es todo: también lo hacen a cambio de que los chicos les hagan los deberes y en otros casos piden un “porro” (marihuana) o el simple hecho de que las dejen ingresar al boliche o a fiestas a las que no tienen acceso por ser menores de edad”.
Hace unos días, en el artículo La plusvalía del trasero, hacía referencia a lo dicho por el sociólogo Sygmunt Bauman: “Los colegiales y colegialas que exponen con avidez y entusiasmo sus atributos con la esperanza de llamar la atención” en Internet… son personas que “son instadas, empujadas u obligadas a promocionar un producto deseable y atractivo, y por lo tanto hacen todo lo que pueden, empleando todas las armas que encuentran a su alcance, para acrecentar el valor de mercado de lo que tienen para vender. Y el producto que están dispuestos a promocionar y poner en venta en el mercado no es otra cosa que ellos mismos”.
La realidad latinoamericana está superando al mundo virtual.

adolescentes.jpg


2. Actuar para vivir
¿Qué diferencia a la obra teatral Un esquimal de otras puestas en escena que ocupen una sala teatral de cualquier metrópolis? Que cuando el sexo es inevitable, las luces no se apagan, ni se baja ningún telón. “En el Pornodrama es necesaria la expresión de lo porno para hacer la obra, porque habla algo de la relación de los personajes a partir de esa relación porno, sexual, que tienen. Y por otro lado es efectivo: el teatro es una fiesta. Tiene varias capas, y varios discursos. Ahí lo tenés, ¿qué más? ¿Qué hay más allá?”, dice Alejandro Casavalle, el director de la obra prohibida”.
En pocas palabras: el acto sexual en Un esquimal no se simula. Se practica. Cada función es también tiempo de copulación.

3. Yo Cyborg
Ambas noticias sintetizadas, quitadas de contexto pero sumamente comprensibles en este pequeño espacio, tienen no solo el sexo en común. También presentan un dato fundamental para comprender el cuadro de situación respecto de la perdida de cualidades en la que estamos inmersos. Ese dato es el simulacro. Tanto el sexo oral con el objetivo de obtener un par de pesos para comprar un trago, como el sexo “pornodramatizado” muestran la ausencia del “objetivo” de lo sexual, son del orden del simulacro. Es como en el caso de café descafeinado: no puede haber café sin la cafeína: habrá un sucedáneo.
En las parodias de sexo mencionadas, sin caer en jucios morales simplistas, lo que falta es la esencia del sexo: el placer. Y tanto el dinero como la escena –más allá del placer que pueden provocar- son fines exógenos al placer sexual.
¿Lacan podría decir lo contrario? ¿Qué haremos cuando seamos Cyborg?

“Corrupt you corrupt & bring corruption to all that you touch”.
Muse
Canción: Take a bow
Album: Black hole and revelations. 2006

Ricardo Duró
Periodista y ensayista

(1) http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=599

(*) Chupar debe ser entendido como beber y también como la práctica del sexo oral.

Fuente:
www.clarin.com