Optimizar las prácticas energéticas agrícolas: noticias principales

Optimizar las prácticas energéticas agrícolas es una de las metas principales del gobierno español en materia de agricultura y energía. No es para menos, ya que España si bien ha demostrado ser una de las principales industrias agrícolas del continente Europeo, con un gran potencial de importación que supera el 50% de su producción, también ha demostrado ser uno de los países más contaminantes en el área.

De esta forma, se estima que cerca del 15% de la producción de gases con efecto invernadero del país se generan en las prácticas agrícolas. Un número que se ubica por encima de la media regional y mundial. Lo que ha hecho que optimizar las prácticas energéticas agrícolas se haya vuelto una prioridad para el Estado.

Si deseas saber más acerca del consumo de energía en la explotación agrícola, comparativa de energía en la explotación agrícola, producir energía de la explotación agrícola, rendimiento energético en las explotaciones agrícolas, visita nuestro portal web.

Optimizar las prácticas energéticas agrícolas, prácticas energéti

¿Cómo optimizar las prácticas energéticas agrícolas?

Para lograr optimizar las prácticas energéticas agrícolas de manera efectiva existen diversas alternativas, las mismas pueden estar dirigidas a la modernización de la maquinaría utilizada, nuevos sistemas de riego, utilización de fuentes energéticas alternativas y en general nuevas prácticas agrícolas que fomenten una agricultura de conservación.

¿Qué es la agricultura de conservación?

Dentro del sector agrario se entiende por agricultura de conservación aquellas prácticas agrícolas que sin menoscabar los números de la producción, laboran a través de un proceso productivo más amigable con la naturaleza.

En este sentido, según los datos oficiales aportados por el Ministerio de Agricultura de España, la agricultura de conservación es reproducida en al menos dos millones de hectáreas del territorio nacional. Convirtiéndose así en el principal país del continente europeo en apostar a esta nueva alternativa de producción de cultivos.

No obstante, es importante mencionar que las áreas cultivadas dentro del territorio español hacienden hasta las 17 millones de hectáreas. Por lo que la cifra todavía representa una minoría ante las prácticas más generales del país.

¿Por qué deberíamos apostar a la agricultura de conservación?

La agricultura de conservación no se sustenta únicamente en valores éticos o códigos axiológicos. En cambio, tienen un fuerte respaldo empírico que demuestra los beneficios de optimizar las prácticas energéticas agrícolas como forma de mejorar el rendimiento económico del sector.

A continuación te vamos a presentar en detalle las mejores cualidades de estas nuevas modalidades de agricultura.

Evita la erosión de los suelos de manera prematura

Una de las mayores amenazas existentes dentro de la industria agrícola es que los suelos fértiles se erosionen de manera temprana, lo que afecta la reproductibilidad de los frutos en el mediano plazo.

En el caso de optimizar las prácticas energéticas agrícolas a través de la agricultura de conservación, la cual mantiene un grado importante de recubrimiento vegetal sobre la superficie terrícola, la erosión del suelo puede disminuirse hasta en un increíble 90%.

El consumo energético se reduce abismalmente

La reducción del consumo energético dentro de las prácticas agrícolas no solamente significa una mejora dentro del rendimiento general del sector. Además, al consumir menos energía para producir la misma -o más- cantidad de cultivos, se optimizan los costos de producción y aumentan los beneficios finales de capital.

En este sentido, al optimizar las prácticas energéticas agrícolas a través de la agricultura de conservación, la variación del consumo puede significar un ahorro energético de hasta el 50% dependiendo del piso climático y del cultivo tratado en el terreno.

Ahorro de insumos en las primeras etapas del ciclo reproductivo

Este método de trabajo al evitar la erosión del suelo también facilita los trabajos de cuidado de la tierra en las primeras etapas del ciclo reproductivo de los cultivos. Por tanto, al reducir la necesidad del arado convencional también se reducen costos operativos asociados al uso del combustible y otras energías de los tractores tradicionales.

Esta situación se podría traducir al final de la temporada de siembra en un ahorro superior al 20% en el costo de los insumos.

Influencia del factor tecnológico y humano para optimizar las prácticas energéticas agrícolas

Para lograr optimizar las prácticas energéticas agrícolas de manera real y efectiva habrá que tomar en consideración dos elementos fundamentales: el tecnológico y el factor humano.

Sin una sinergia efectiva de estos dos elementos los objetivos finales de la transición energética en España serán difíciles de alcanzar. No obstante, no siempre existe una relación armónica entre estos dos elementos.

Mejor veamos con más detenimiento las esperanzas y dificultades de estos dos elementos.

El factor tecnológico como método para optimizar las prácticas energéticas

Diversos estudios respaldados por el Ministerio de Agricultura así como por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, también conocido como IDAE por sus siglas en español, han demostrado que las causas principales de la ineficiencia energética dentro del agro están asociadas a la inoperancia y obsolescencia de las maquinarias y métodos de trabajo del sector.

Por ello, renovar la flota de equipos de los trabajadores agrícolas es una de las mejores opciones que tiene España si quiere lograr una transición energética efectiva.

No obstante, no podemos obviar que la renovación tecnológica va aparejada de una importante inyección de capital en el rubro. Por lo que las alianzas público-privadas que generen incentivos de grandes inversiones de capital tecnológico en el sector tendrán que ser prioritarias en la estrategia.

Influencia del factor humano en la optimización de las prácticas energéticas

La tecnología ayuda al hombre, pero poco puede hacer si el hombre no se encuentra interesado en aprovechar al máximo las nuevas potencialidades.

El sector agrario español es el sector que mejor rendimiento económico ha sostenido en los últimos años, contribuyendo enormemente al PIB del país y a los números verdes dentro de la balanza comercial.

Si bien esto es una noticia positiva, este mismo éxito en sus prácticas de reproducción del capital, hace que el trabajador agrario muestre resistencia hacía nuevos modelos de producción.

En este sentido, realizar campañas de concientización respaldas por datos empíricos que demuestren los beneficios reales de optimizar las prácticas energéticas agrícolas podría ser de gran ayuda.

Ingresando allí podrás tener acceso a toda la información referente al ahorro y eficiencia energética en la agricultura de precisión.

En el vídeo verás más sobre las estrategias que se usan en Agricultura de conservación ante el cambio climático.