Metanización agrícola: todo lo que necesitas saber en 2019

España ha decidido tomarse en serio el asunto de las energías limpias y la transición energética, por ello, dentro de las distintas fuentes de energías renovables una de las que augura mejor futuro es la metanización agrícola.

La metanización agrícola es una técnica moderna que busca aprovechar al máximo todo el proceso productivo. Lo mejor de esta modalidad de producción de energía es que funciona a través de los desechos orgánicos, lo que significa que podremos gozar de máximos beneficios competitivos si logramos producir al máximo este tipo de energía ya que estaremos trabajando en todas etapas de la cadena productiva.

Sí estas interesado en averiguar todo lo referente a la metanización agrícola en España estas en el lugar indicado, ya que a lo largo de este artículo te estaremos explicando todo lo que necesitas saber al respecto. Sin embargo, también puedes leer sobre la producción de energía en la explotación agrícola y la micrometanización.

Metanización agrícola, Biogás, energías renovables

¿Qué es la metanización agrícola?

Una explicación sencilla de la metanización agrícola consiste en decir que es la producción de energía a través de la fermentación de los desechos orgánicos. Cuando está fermentación se realiza en ambientes industriales controlados es posible la producción de biogás.

Para producir un biogás de alta pureza es imprescindible que la fermentación de los desechos orgánicos se haga de manera hermética, es decir, que los desechos no entren en contacto en ningún momento con el oxígeno. Sin embargo, todo en esta vida tiene sus ventajas e inconvenientes.

¿Cuáles son las técnicas de metanización agrícola existentes?

Existen diversos métodos de trabajo para realizar el proceso de metanización, desde técnicas caseras a técnicas industriales. Y dentro de cada una de estas vertientes existen algunas que logran el proceso de fermentación de manera más acelerada y otras que logran el mismo proceso en un mayor plazo de tiempo.

De manera general podemos decir que las técnicas más básicas son aquellas asociadas a los digestores de contacto, mientras que las más avanzadas y veloces son los llamados lechos fluidizos que sirven principalmente cuando los desechos orgánicos tienen gran cantidad de líquido.

Una explicación científica de las fases de la metanización agrícola

Dentro del proceso de la metanización agrícola podemos distinguir al menos tres etapas distintas de desintegración de la materia para la producción de biogás. Estas etapas son conocidas a través de sus nombres científicos como hidrólisis, acidogénesis y metanogénisis.

A continuación te explicaremos de manera simple en que consiste cada una de estas etapas:

El proceso de hidrólisis en la metanización agrícola

La hidrólisis es un proceso de simplificación molecular mediante el cual las diversas bacterias quiebran las cadenas genéticas de los desechos orgánicos más complejos para convertirlos en moléculas más fáciles de procesar por los microorganismos bacteriológicos.

El proceso de acidogénesis en la metanización agrícola

Después de la fase de simplificación del ADN de los desechos orgánicos realizada en el proceso de hidrólisis, nuevas bacterias procederán a atacar a las cadenas moleculares más simples con el fin de seguir contribuyendo a su reducción a través de la oxidación de las moléculas.

El proceso de metanogénisis en la metanización agrícola

No es casual que metanogénesis y metanización tengan el componente químico del metano dentro de su propio contenido, ya que el objetivo final de este proceso de fermentación y reducción molecular de los desechos orgánicos es componer productos simples que contengan un solo átomo de metano. Lo que será sin lugar a dudas el nacimiento o génesis del biogás.

¿Todos los residuos sirven de igual modo para la metanización agrícola?

La respuesta es no. Para la metanización agrícola solamente se pueden utilizar desechos orgánicos, los cuales deberán ser generalmente mezclados con agua para facilitar el proceso de fermentación de la materia.

De hecho, un estudio realizado por la Escuela de Organización Industrial de España demostraba que solamente el 50% de los desechos generados en el país podrían ser utilizados para tal fin. Esto al menos del dentro del componente urbano. Es de suponer que dentro del sector agrícola el número de desechos que pueda ser utilizado dentro del proceso de producción de energías renovables sea considerablemente mayor.

Clasificación y diferenciado entre los desechos

Si bien España es uno de los países del mundo europeo más avanzado en la diferenciación de los productos residuales de manera cotidiana, esto no significa que los desechos lleguen a las plantas procesadoras de manera completamente independiente, por ello, la primera etapa posterior a la recepción de los desechos es clasificarlos entre los que sirven para la producción de energía biodegradable y los que serán desechados de manera tradicional.

Esta selección se realiza con las más novedosas tecnologías con el fin de depurar la materia cien por ciento orgánica de otros elementos artificiales como el plástico, el vidrio, la cerámica, los metales, e incluso ciertos tipos de arenas pesadas.

Tiempo de fermentación de la materia orgánica

Una vez se ha logrado separar de manera efectiva todos los productos artificiales de la materia 100% orgánica, esta pasa a la fase de fermentación, donde es almacenada de manera hermética a una temperatura mínima de treinta y cinco grados centígrados durante un periodo de tiempo de 360 horas para la producción final del biogás.

Haciendo clic allí podrás encontrar toda la información científica que necesitas sobre la metanización agrícola en España.