La rentabilidad de la metanización agrícola

Si quieres saber todo sobre energías limpias y en especial sobre la rentabilidad de la metanización agrícola has llegado al lugar indicado. Ya que nuestra intención es poder brindar a todos nuestros lectores la información más detallada con respecto a todos los procesos energéticos del mercado español.

Hay que recordar que España se encuentra avanzando en un proceso de transición energética con el fin de comenzar a producir y consumir energías más limpias y seguras con un menor coste para todos los ciudadanos.

Pero para producir energías más limpias en el caso de la industria agrícola, es necesario estudiar a profundidad primero su rentabilidad. Sin embargo, también te puede interesar leer sobre la micrometanización.

Rentabilidad de la metanización agrícola, metanización agrícola, metaniz

La rentabilidad de la metanización agrícola: ¿un proyecto sostenible?

Diversos estudios de los principales centros de investigación de energía de España han demostrado que existen ciertas posibilidades, así como dificultades en la generación de nuevas energías. Una de las principales áreas de estudio se enfoca en la rentabilidad.

Para que la rentabilidad de la metanización agrícola sea posible se tienen que cumplir una serie de requisitos previos, y unas buenas tarifas. Veamos cuales son:

Un balance energético positivo

Lo principal que tiene que evaluar todo método de generación de energía alternativa incluyendo la metanización agrícola es si la producción de las nuevas energías tiene un balance energético positivo.

El balance energético positivo se da cuando la energía final generada es superior a la energía utilizada en su proceso de generación. En cambio, si se utiliza más energía que la que se genera, el proceso de producción de energías limpias no podría ser rentable.

La existencia abundante de materia orgánica

Para que exista una rentabilidad de la metanización agrícola es necesaria la presencia de abundante materia prima. Hay que recordar que la metanización se genera única y exclusivamente con desechos orgánicos, y aún dentro de estos desechos, existen distintas categorías con variables posibilidades de generar biogás.

Para que la metanización agrícola sea rentable se tendrá que optimizar su producción utilizan el mayor número de desechos orgánicos efectivos en su proceso de creación.

Una modernización tecnológica de alto calibre

La generación de nuevas energías requiere el uso de grandes tecnologías. Esto significa que en un primer momento habrá que invertir importantes dosis de capital en el factor industrial para crear plantas de procesamiento adecuadas a grandes volúmenes de desechos orgánicos.

Si bien esta estrategia de inversión podría diversificar la economía así como generar nuevas fuentes de empleo, también es cierto que el sector agrícola es uno de los más resistentes al cambio en el uso de métodos y tecnologías en sus procesos productivos.

Por eso, el abordar el fenómeno desde una perspectiva sociológica podría ser de gran ayuda para contribuir a una transición energética efectiva.

¿Cómo funciona el proceso de metanización agrícola?

Hasta aquí hemos puesto especial atención a la rentabilidad de la metanización agrícola, pero ¿Cómo funciona este proceso de generación de nuevas energías y que implicaciones tiene?

Funcionamiento de la metanización

La metanización agrícola es un proceso de producción de energías limpias a través de la fermentación de ciertos desechos orgánicos. Para que los resultados sean completamente óptimos los desechos orgánicos tienen que ser puros, es decir, que junto a estos desechos no se encuentren ningún tipo de objetos metálicos o plásticos.

Asimismo, estos desechos tienen que mantenerse completamente sellados y sometidos a elevadas temperaturas durante un largo periodo de tiempo para lograr su fermentación efectiva.

Este proceso de fermentación no es otra cosa que la simplificación molecular de los desechos. En dicho proceso, interfieren un importante número de bacterias y microorganismo que logran romper con la cadena de ADN de estos residuos hasta llevarlos a átomos simples de metano y con ello a la generación de biogás.

La principal ventaja de la metanización agrícola es que se trata de un proceso de producción muy amigable con el ambiente además de disponer de una materia prima completamente orgánica y desechable.

El producto final de la metanización agrícola

No podemos hablar de la rentabilidad de la metanización agrícola sin tomar en consideración la importancia del producto final generado por este novedoso proceso químico.

Al finalizar todo el procedimiento de metanización se podrán obtener dos productos principalmente:

El primero de ellos, estrictamente energético, es el biogás. Y el segundo, con un uso específico en el área de la agricultura, son los distintos abonos creados a partir de estos desechos orgánicos.

El biogás como alternativa energética

El biogás es una fuente energética producida de manera completamente limpia y no invasiva con la naturaleza, lo que trae importantes beneficios a largo plazo contra la generación de gases con efectos invernaderos.

Asimismo, si el biogás es generado de manera industrial siguiendo los máximos estándares de calidad, este componente puede ser inyectado directamente hacía tuberías de uso doméstico o quemarse localmente para generar energía térmica o electricidad.

El abono como retorno a la actividad agrícola

Los desechos orgánicos que no sean utilizados en la generación del biogás pueden ser reutilizados como abonos para el sector agrícola. Esta extensión de la cadena productividad hasta sus últimas consecuencias podría garantizar un retorno importante de capital para los actores involucrados, contribuyendo de esta manera a mejorar la rentabilidad de la metanización agrícola.

A través de este sitio podrás aclarar todas tus dudas sobra la metanización agrícola en España.