Aislamiento térmico

Aislar significar separar un ambiente para que no se vea afectado por lo que sucede en el exterior. A veces se refiere a la temperatura, otras al sonido o ruidos molestos, pero siempre es efectivo cuando es necesario. El aislamiento térmico, es el proceso de separar un inmueble de los fenómenos que permiten la pérdida o captación térmica. Su utilidad fundamental se relaciona con la optimización de sistemas de calefacción o de enfriamiento. En esta entrada, te daremos datos sobre cómo realizarlo y cuáles son los materiales para hacerlo.

aislamiento térmico, tipos aislamientos térmicos, materiales aislamiento térmic

Para qué sirve el aislamiento térmico

Sus prestaciones son muchas, pero fundamentalmente lo identificamos con el mejoramiento de la calefacción. El aislamiento térmico permite que nuestra casa permanezca con el calor adquirido más tiempo. Así mismo mejora el rendimiento de los equipos de regulación, que al presentarse el aislamiento térmico funcionan más eficientemente. En efecto, un espacio protegido depende menos de la potencia de un equipo calefactor. Esto se debe a que conserva mejor el calor que otros que no cuentan con un buen aislamiento térmico.

En cuales sitios se debe aislar térmicamente

Aunque esta entrada hará énfasis en el aislamiento térmico de inmuebles, se trata de un concepto ampliamente extendido. Se puede aislar el ducto que conduce el agua caliente para la calefacción o la zona de calderas. Asimismo puedes aislar una ventana, pared o techo, todo con conceptos específicos. A continuación, te ofreceremos detalles de cada concepto asociados al aislamiento térmico.

Materiales para el aislamiento térmico

Existen muchas posibilidades para cada espacio en particular. Cada estructura posee características que la hacen específica en este sentido. En este sitio, podrás encontrar mayor información sobre los materiales disponibles.

Celulares

Deben su nombre a la manera en la cual se presentan. Son representados por celdas que pueden ser cerradas o abiertas. Con baja densidad y poca absorción de calor. Cuentan con una particularidad es que son moldeables. El poliuretano y el poliestireno expandido son los más comunes.

De fibras

Constituidos por pequeñas fibras de muy baja densidad. Son susceptibles de ser colocados como rellenos por su forma y adaptabilidad. Son muy porosos y variados resistentes a altas temperaturas. Los más comunes son la lana mineral, la fibra de vidrio y las de sílice.

Granos

Partículas pequeñas de materiales inorgánicos de baja densidad y peso. Se utilizan en aglomerados prefabricados o sueltas para relleno. Los más comunes son la perlita y la vermiculita.

Aglomerados orgánicos

Como su nombre indica son materiales organismo como el corcho que generalmente se presenta en láminas. Son muy versátiles y se pueden adaptar a todo tipo de superficies. Especiales para el aislamiento térmico de paredes y aislamiento térmico de techos. Además, funciona perfectamente para el caso de aislamiento térmico y acústico de viviendas.

Puedes saber más sobre el precio del aislamiento térmico.

Aspectos que tomar en cuenta para la selección de materiales de aislamiento térmico

Existen aspectos técnicos a tomar en consideración que explicamos a continuación, solo a término referencial. Conductividad que se refiere a la capacidad para conducir el calor adquirido. Si un material es buen conductor es mal aislante. Así mismo, la permeabilidad, determinada por su capacidad para absorber líquido. También disminuye la efectividad del material como aislante. La densidad del material, cuanto menor, mejor para el aislamiento. La resistencia a la comprensión es esencial en el caso de aislamiento térmico en techos porque existe una necesidad particular.

Cada parte de una estructura puede ser aislada y el proceso será muy específico para cada una de ellas. Se trata de las particularidades de construcción, así como de aspectos que tienen que ver con la ingeniería aplicada.

Aislamiento térmico interior

Hace referencia a los elementos internos de un inmueble, como paredes, techos y ventanas. Cada caso hace referencia a mecanismos diferentes para cada elemento a aislar como veremos a continuación.

Aislamiento térmico de paredes

Se trata del más común y sobre todo del esencial porque las paredes reciben la mayor parte del impacto climático. Lo ideal es utilizar aglomerados orgánicos como el corcho, sobre todo en aislamiento térmico de paredes sin obra. Existe, además, la necesidad de sellados particulares que pueden lograrse mediante mecanismos específicos, como la utilización de cintas resilientes.

Un aspecto fundamental que tomar en cuenta se refiere a la situación del piso en relación con su ubicación. El aislamiento térmico de las paredes internas de un piso intermedio requerirá menos atención que uno en los extremos. La protección que le otorgan los superiores e inferiores, funciona como otro elemento aislante.

Otra alternativa es la de paneles de fibra que puede amoldarse a cada espacio que deseas aislar. Un dato importante es que este tipo de materiales funciona como aislamiento térmico y acústico. De esta forma tu hogar no solo será más cómodo a nivel de temperatura sino de ruidos molestos.

Aislamiento térmico de techos

Los principios son similares a los del aislamiento térmico de paredes. Lo que cambian son aspectos formales, sobre todo en cuanto a materiales. En estos casos los rellenos son más usuales porque se adaptan a formas diversas. Las lanas y láminas de poliestireno logran un aislamiento efectico que debes considerar.

Un aspecto central es la estructura del techo en algunas oportunidades el mismo impide la colocación de láminas. En estos casos lo adecuado es la inyección de materiales aislantes. Se genera una cámara de aire que simplemente se rellena logrando el efecto aislante adecuado. Simple y efectivo desde todo punto de vista. Así mismo existe una tendencia a materiales ecológicos para disminuir el impacto de otros más contaminantes. El término en este caso se refiere a tiempo de degradación y reutilización posible. Es un mundo por explorar y explotar.

El aislamiento térmico impacta no solo en la factura de energía sino en otros puntos interesantes. Sobre todo, en la comodidad que representa una casa bien aislada en salud y economía. Algunos estudios sitúan el ahorro hasta en un 70% en cuanto a consumo energético por optimización. Asimismo, el beneficio colateral del aislamiento acústico es otra ventaja para nuestra tranquilidad. Tiene muchas ventajas que se notan en el corto y mediano plazo.

Si revisas este vídeo, te informarás sobre los medios de aislamiento térmico más eficientes en el mercado español: