Aclaraciones sobre el aislamiento térmico sin obras

Mantener tu hogar cálido es totalmente posible a un bajo coste, con el aislamiento térmico sin obras. Existe una gran variedad de materiales capaces de aislar la temperatura a muy bajo coste, y que además se logre con métodos que no necesiten grandes y costosas obras. Entonces, si hacemos una pared que evite que el frío pase hacia la casa y el calor generado adentro se mantenga, esto resultará en un notorio ahorro en la factura energética.

Las nuevas tecnologías en materiales compuestos, han hecho de estos procesos de aislamiento un gran avance, y en España se está tornando de vital importancia por los temas de alto coste en la generación de calefacción. Por tanto, si logras mantener el calor generado y además evitar que el frío exterior pase hacia adentro de las paredes, las ventanas y el techo, esto se resume en un ahorro de generación de energía.

Un aislamiento térmico sin obras requiere que no se necesite más que solo un día para lograr que el hogar pase de un ambiente frío templado a uno cálido y placentero. Actualmente, crecen en número las empresas que se dedican a este tipo de refacciones, ofreciendo gran variedad de métodos cada vez más innovadores.

aislamiento termico sin obra

¿Cómo mejora el aislamiento térmico la factura?

Si se aprovecha al máximo la calefacción generada, no será necesario subirle un solo grado más a la calefacción. Además, hasta podemos bajarle un par de grados sin sacrificar la sensación cálida para que sea confortable, esto sin lugar a dudas se notará en el monto de la factura energética mes a mes. Así pues, este tipo de aislamiento funciona tanto para mantener el frío y el calor en tu hogar, la idea central es que dentro de casa, siempre estés a la temperatura ideal, independientemente del clima que haga afuera.

¿Cuánto ahorras con el aislamiento térmico interior sin obras?

De acuerdo con una gran variedad de opiniones, se estiman un ahorro en la factura energética mensual de hasta un 30%. También, cabe destacar que la buena aplicación de la técnica del aislamiento térmico en paredes sin obra, es la que hará que este porcentaje suba y suba. Por lo tanto, como siempre se recomienda hacer esto con expertos. Más adelante te explicaremos como son los procesos de aislamiento térmico sin obras.

Materiales para el aislamiento térmico sin obra

Existen en el mercado gran variedad de materiales naturales y sintéticos que se usan para lograr el tan ansiado aislamiento térmico en techos sin obra. De la familia de la lana, tenemos desde lana de vidrio hasta lana sintética, fabricada totalmente a partir de compuestos en laboratorios. Este material es bastante económico y cubre grandes superficies haciendo un perfecto efecto aislante, si se hace una correcta aplicación de ella.

También, se cuenta con materiales como el poliestireno y poliuretano expandido, solo presentando una técnica de aplicación un poco más delicada por la como el material se comporta en su conformación y curado. Si quieres aprender más sobre el efecto de estos materiales ingresa aquí.

¿Qué mejoras se obtienen con el aislamiento?

Si nos imaginamos agregar una barrera de un material dentro de una pared, lo primero que se nos viene a la mente que cambiará es el sonido. Ahora, si el material absorbe de buena manera el calor pues también tenemos un aislamiento térmico.

Muchos de los clientes que cuentan con paredes y techos con aislamiento térmico, lo primero que notan es un descenso en el ruido y una mejor conservación de la temperatura interior de la vivienda, por más inclemente que esté el clima afuera.

¿Cómo es el proceso de aislar térmicamente sin obras?

Para comenzar, estas obras son posibles solo si la construcción de tu hogar cuenta con cámaras de aire en las paredes. En España, casi todos los hogares están construidos con esta técnica, pues teóricamente ayuda a ser un aislante natural, sin embargo vemos que los resultados no son tan alentadores.

Básicamente, el proceso de aislamiento consta de dos etapas. La primera de inspección, para ver si el diseño y espacio disponible en la cámara de aire, es suficiente para que el material aislante sea capaz de ofrecer en gran porcentaje el efecto deseado. Para esto, los profesionales del ramo inspeccionan el tipo de construcción, así como la distribución del hogar con respecto al espacio, esto para saber cómo inciden los rayos solares en el día, el espacio entre la doble hoja en las paredes (cámara de aire), si hay o no un techo falso o cielo raso, y algún espacio por donde pueda ser vulnerable el paso del frío o calor.

Luego de esta minuciosa inspección, si tu hogar pasa la prueba y calificas para aplicar este método, la segunda etapa es de aplicación. En esta etapa, la única obra de envergadura será abrir la pared con un taladro, con unos pequeños hoyos por donde se introducen instrumentos de medición como densímetros, para aplicar la cantidad necesaria y correcta del material aislante. Luego de agregar la cantidad correcta de aislante, se procede a tapar el hoyo realizado y listo, el aislamiento térmico colocado en las paredes comenzará a realizar su efecto de manera inmediata.

¿Cuánto tarda este proceso?

La aplicación de este método es bastante sencillo y rápido, con solo dos visitas de los técnicos es más que suficiente. La primera visita, es para la inspección y la posterior entrega del presupuesto. La segunda visita, la cual puede durar de solo un par de horas a todo el día dependiendo de la magnitud del aislamiento.

Además, un plus que nos deja este método es que los materiales usados generan pocos residuos, y algunos como el poliestireno y poliuretano no generan nada de residuo, por lo que tu hogar al terminar el trabajo, quedará tan impecable como lo tenías al llegar la visita técnica. Todo esto te resultará muy positivo si eliges este método de aislamiento, será una inversión que a largo plazo te generará los beneficios económicos y confortables que necesitas.

Puedes aprender más sobre el tema haciendo clic aquí o a través de esta página.